58af3b4a2a35b

…O cómo manejarnos cuando alguien entre el público toma el protagonismo de la presentación.

Con este post finalizo el monográfico que nos ha ocupado todo el mes de octubre dedicado al público. Hoy vamos a hablar sobre el público “saboteador”. Lo cierto es que es muy raro que nos lo encontremos alguna vez, pero siempre existe la posibilidad de que alguien nos pueda fastidiar la presentación.

Cuando hablamos de un público “saboteador” hay un par de cosas que me gustaría aclarar previamente. La primera es que no me refiero a toda una audiencia, esto sí que sería extremadamente raro, sino a alguien entre el público que nos interrumpe de forma continua. El segundo aspecto es que no siempre la persona que nos sabotea lo hace de manera voluntaria y consciente.

En ocasiones, puede surgir alguien entre el público, que sin ser consciente de ello, nos está molestando. Por ejemplo, alguien al que le está sonando el móvil o alguien que no para de hablar con el vecino de la butaca de al lado. En estos supuestos, la persona, en un primer momento, puede que no sea consciente de la molestia que provoca al ponente y al resto del público, ya que dificulta la escucha y la concentración. Generalmente, pidiéndole de manera educada que desconecte su móvil o que guarde silencio es suficiente para que dicha persona caiga en la cuenta y nos permita continuar.

El verdadero problema surge cuando alguien entre el público no sabotea la presentación de manera voluntaria y consciente. Los motivos pueden ser varios, que no esté de acuerdo con nuestro punto de vista, que quiera protagonismo, que quiera ponernos en evidencia… El motivo en sí es indiferente, lo importante es solucionarlo.

Ante esta situación tenemos dos opciones que podemos adoptar y una tercera opción que jamás debemos hacer.

Todo esto te lo cuento en el siguiente video.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*